Un profesor de lengua y algunos alumnos del Claret, en “Lo esencial de la vida”