El déficit de atención sin fármacos, en ‘Educando con amor’