“El papado es un servicio y no un poder”