Evangelizar es tener el fuego de Dios dentro y encenderlo con valor en el mundo