GENERAR ESPERANZA en “El domingo de la alegría”