“La misericordia de Dios es una caricia sobre las heridas de nuestros pecados”