Rabietas y caprichos en “Espacios de Familia”