“¿Tenemos un corazón firme en el Espíritu Santo o un corazón bailarín?”